Unidad de Evaluación Interdisciplinaria

Parte con la acogida a la familia mediante una entrevista que tiene por finalidad determinar las necesidades que pueda tener esta.

La evaluación  incluye:

  1. Aplicación de pruebas estandarizadas  para descartar o confirmar la condición del espectro del autismo, mediante  ADOS-2 que se aplica directamente a la persona a evaluar y ADI-R que es dirigida a la familia.
  2. Evaluación fonoaudiológica para determinar nivel de comunicación y lenguaje.
  3. Evaluación psicológica para determinar nivel cognitivo.
  4. Evaluación con terapeuta ocupacional para conocer sus habilidades adaptativas, motricidad y percepciones sensoriales.
  5. Se realiza la devolución del informe a la familia y a la persona evaluada (según sea el caso), se explica de forma detallada y se resuelven inquietudes.
  6. Luego del proceso de evaluación se invita a la familia a un taller de padres informativo sobre la condición del espectro del autismo.

En el caso de no presentar la condición del espectro del autismo, se entregan sugerencias de los pasos a seguir de acuerdo a cada hipótesis diagnóstica.

Objetivos principales de la evaluación diagnóstica:

  1. Tener un trato cercano a la familia.
  2. Informar de los pasos a dar durante la evaluación.
  3. Responder a las preguntas que plantea la familia.
  4. Utilizar pruebas estandarizadas además del juicio experto.
  5. Establecer plazos concreto.
  6. Aportar un diagnóstico claro e informar sobre las dudas.
  7. Explicar los apoyos que necesita la persona y los caminos que tiene que seguir.
  8. Proporcionar orientaciones individuales.
  9. Evaluación como proceso unido a la intervención (integral).
  10. Detectar necesidades, perfil de puntos fuertes y débiles de la persona.